Ir al contenido principal

OLOR A SANTIDAD, FACETAS DEL PADRE ZULUAGUITA

 Cultural lapatria.com Jorge Eliécer Zapata LA PATRIA | MANIZALES


 Entre los que han cumplido la divina tarea de evangelizar, como ha llamado el padre Horacio Gómez Orozco el ejercicio de pescar almas para el Señor, el padre Luis María Zuluaga ha sido el más cercano al reconocimiento de la santidad en la Arquidiócesis de Manizales. Este reconocimiento lo recibió de sus propios feligreses por lo que ha sido considerado un santo viviente. Esta es una bella expresión de la admiración popular por las virtudes de una persona. Ahora el presbítero Horacio Gómez Orozco, miembro de la Academia Caldense de Historia publicó el libro El Olor de la Santidad. Padre Luis María Zuluaga 'Zuluaguita', recorrido por la existencia de este sencillo levita que gastó su vida en la Catedral de Manizales al servicio de la eucaristía y de la confesión de los feligreses. Fue un confesor de todas las horas y un compañero constante de los enfermos de la ciudad a quienes llevaba el viático todos los días del año desde las cuatro de la madrugada. La obra del padre Horacio enriquece la información con la historia de los procesos de beatificación y de canonización que la Iglesia ha mantenido para elevar a los altares a aquellos a quienes considera merecedores de tal honor. Esta parte del libro permite a los lectores, pero principalmente a los creyentes, un acercamiento a las normas establecidas por la Iglesia Católica para consagrar como ejemplo a quienes lo dieron todo por la fe, normas que han variado con el correr de los siglos y que exigen ciertas manifestaciones de comprobación científica. El libro El Olor de la Santidad. Padre Luis María Zuluaga 'Zuluaguita' es un aporte valioso e interesante cuando la Arquidiócesis de Manizales ha iniciado el proceso que aspira a concluir con la declaratoria por parte del Vaticano, primero de Beato y luego de Santo del sacerdote Luis María Zuluaga, quien nació en Filadelfia el 21 de diciembre de 1888 y falleció el 14 de febrero de 1982 en Manizales. Por fortuna aún hay quienes testifican sobre su vida y sus obras, solo han transcurrido 29 años de su partida, por lo que todavía hay quienes la lamentan en especial los beneficiados con su apoyo. El libro del padre Horacio Gómez Orozco, vicario Episcopal para la Cultura de la Arquidiócesis, le da fuerza al proyecto de reconocimiento de la santidad de 'Zuluaguita' y muestra al común de las gentes la seriedad de esta determinación eclesial en los que el territorio caldense solo tiene un representante: el Beato Esteban Maya Gutiérrez, pacoreño que sufrió el martirio durante la guerra civil española. La hoja de vida del sacerdote Horacio Gómez Orozco es un muestrario de títulos académicos otorgados en Colombia y Europa, de obras publicadas de reconocido mérito, de instituciones de altísimo nivel que han exaltado sus ejecutorias como la Academia Colombiana de Historia Eclesiástica que lo ha elegido como su presidente Honorario, y de servicio a la Iglesia en diversas posiciones en la dirección de parroquias y en cargos de la curia arquidiocesana.

Entradas populares de este blog

LOS INDÍGENAS DEL ORIENTE DE CALDAS Y LA CONQUISTA DE LA TIERRA CALIENTE. Por María Elvira Escobar Gutiérrez. Maestría en Antropología RESUMEN La conquista del Oriente de Caldas fue una acción de heroísmo y desesperación, aunada a una inmensa crueldad, la cual condujo a la extinción de los indígenas Pantágoras, en menos de un siglo. Indígenas cuyo nombre refleja los vocablos que usaban para expresar su rechazo a la dominación de los conquistadores. Este artículo intenta revivir sociedades prehispánicas desaparecidas, cuya voz ha muerto. Igualmente, entender las acciones de los españoles, enfrentados a un mundo que no comprendían, corroídos por el deseo de enriquecerse y desafiados por la quimérica mano de obra indígena. La investigación se basa en las crónicas de los conquistadores, en especial la de Fray Pedro de Aguado. Palabras clave: Departamento de Caldas, Indígenas, Conquista, Fray Pedro de Aguado. THE CONQUEST OF EASTERN CALDAS By María Elv

COLONIZACIÓN Y FUNDACIÓN DE RISARALDA (CALDAS)

Por Fabio Vélez Correa INTRODUCCIÓN. Cuando se estudian los documentos que existen de los tiempos iniciales de Risaralda, el municipio caldense enclavado sobre el Macizo de los Mellizos, una estribación de la cordillera Occidental, se encuentra que no hay ninguno que defina exactamente el día y el año preciso en que fue fundada la población. En otras palabras, no hay un Acta de Fundación, ni se encuentran datos de algún Juez Poblador que hubiera firmado las actas de entrega de los primeros lotes para la naciente población. Sólo hay anécdotas, comentarios de los viejos pobladores y fechas imprecisas que corren el riesgo de distorsionarse con el paso de los años. Pero como debe señalarse alguna fecha para la historia oficial, hace treinta años cuando iniciamos los trabajos de investigación en los archivos del municipio, desorganizados y empacados en papeles empolvados, en vista de que no se pudo constatar un documento preciso, tuvimos que recurrir a los datos d

GENERACIONES, MOVIMIENTOS Y GRUPOS LITERARIOS EN CALDAS

AUTOR : Fabio Vélez Correa Licenciado en Filosofía y Letras Tomado de: Revista Impronta. Año 11, volumen 3, No. 11 ISSN 1794-0559 Páginas 155-200 Manizales, 2013  RESUMEN El departamento de Caldas, después de cien años de existencia, ha demostrado ante la faz del país intelectual, que no sólo es un departamento creador de riqueza agropecuaria y que brilla por su industria cafetera, sino que también posee numerosos creadores del intelecto: poetas, cuentistas, novelistas y ensayistas. Estos escritores han realizado una obra seria, acorde con los tiempos y con intenciones artísticas profundas. Su difusión empieza a ser creciente en los círculos intelectuales, no sólo de la comarca sino también del país. Muchos de ellos ya tienen un renombre nacional, siendo publicados por editoriales de circulación hispanoamericana, lo cual refleja su valor. Todo ello aparece en este estudio, simplificado por la circunstancia de ser un artículo de revista. Palabras: Escritores caldenses,