Ir al contenido principal

... Y BENDIJO DIOS LA VILLA DEL SOL

El 19 de enero, en el auditorio de la Normal Superior Nuestra Señora de la Candelaria, en Marquetalia,  se hizo la presentación del libro ... Y BENDIJO DIOS LA VILLA DEL SOL. VIDA Y OBRA DEL PBRO. ANTONIO MARÍA HINCAPIÉ SOTO, del Académico Ángel María Ocampo Cardona.




PRESENTACIÓN
El escritor Ángel María Ocampo Cardona entrega a la comunidad una nueva obra sobre su patria chica, Marquetalia y sobre la región caldense. Aunque aparentemente se trata del esbozo biográfico del sacerdote Antonio María Hincapié Soto, en realizad hizo un juicioso estudio sobre La violencia política en el departamento de Caldas y acerca del período más cruel del enfrentamiento entre liberales y conservadores.

El personaje central de la obra es el presbítero Antonio María Hincapié, el Profeta Mayor de Marquetalia, uno de los prohombres que tuvieron que convertir el púlpito en tribuna política para proteger a los feligreses. El autor le sigue la pista al Padre Antonio María, desde su nacimiento en Sonsón hasta la llegada al corregimiento de San Bartolomé en el municipio de Pácora; analiza su familia, la infancia, la formación religiosa, su ordenación y la celebración de la primera misa en San Bartolomé, donde transcurrió su niñez.

En varios parágrafos, apartes y pequeños capítulos se presenta la situación económica, política, social y religiosa del municipio de Marquetalia en el contexto regional. Se hace énfasis en el difícil ambiente político, en las contradicciones ideológicas y en el marco de la violencia política: la división entre alzatistas y laureanistas. Sobre esta parte el autor da muchas pistas para entender las causas de la violencia en el departamento, durante ese período, y ayuda a dilucidar el papel del caudillo Gilberto Alzate Avendaño, como uno de los promotores de la violencia política, en la región y en el país.

Este fue el ambiente que encontró el carismático sacerdote cuando llegó a Marquetalia; estudió su historia, costumbres y tradiciones, analizó la situación social, económica, política y cultural, dialogó con los habitantes de la zona urbana y rural, utilizó el confesionario y se empapó de la realidad. En este punto empezó su obra pacificadora.

El Padre Hincapié era muy especial: de conversación agradable, dispuesto para el diálogo, sabía escuchar, se relacionaba con todas las personas sin importar la condición social, y era capaz de dirimir cualquier tipo de pleito, pues tenía decisión y carácter; aguerrido y batallador. Por estos aspectos se dice que cuando llegó a Marquetalia, en 1957, dividió en dos la historia de la parroquia.

El sacerdote supo aprovechar el púlpito para llegar a los feligreses, les vendió un discurso pacifista y al mismo tiempo empezó una campaña contra los líderes y caudillos que desataban el odio contra los liberales o contra las personas de ideología política contraria. Señaló con sus propios nombres a los responsables de acciones violentas y alertó a la comunidad por la llegada de bandas armadas de otras regiones.

E n la obra se analiza muy bien el accionar de los llamados “pájaros”, grupos armados al servicio de los conservadores y de los “chusmeros” del Partido Liberal. En este ambiente se examinan las consecuencias de la muerte del caudillo Gilberto Alzate Avendaño, en noviembre de 1960, y el tradicional enfrentamiento entre laureanistas y alzatistas, que eran los mayores generadores de violencia en la región.

La muerte de Alzate le permite al autor plantear una hipótesis: en el clima de anarquía que reinó durante estos años de violencia política, la Iglesia aparece como la única institución con autoridad, capaz de mantener el equilibrio y la cohesión. Cuando desapareció el caudillo conservador se inició el verdadero liderazgo cívico del Padre Hincapié, quien llenó el vacío de poder dejado por Alzate Avendaño.

A partir de este período empezó otra etapa de violencia, más cruel, por la llegada de bandas criminales del norte del Tolima; se destacan los siguientes jefes: Desquite, Sangrenegra, Chispas, Zarpazo, Tarzán, Pedro Brincos y otros, quienes azotaron la zona rural de Marquetalia. Esta etapa tiene un momento de recrudecimiento de la violencia política con la “matanza de la Italia”, entre Marquetalia y Victoria, el 5 de agosto de 1963, cuando varios integrantes de la cuadrilla dirigida por Desquite asesinaron a 39 personas. El autor muestra la actividad del Padre Hincapié luchando por pacificar la zona y da luces para un estudio monográfico de la violencia política en el municipio y en el departamento.

Pero el accionar del sacerdote no se reduce a la gigantesca obra de la pacificación del territorio; estuvo presente en la fundación del Instituto Juan XXIII, de la Normal Superior Nuestra Señora de La Candelaria y del Colegio Oficial Mixto Santa Elena, de Marquetalia. El autor recoge la incansable actividad del Padre dirigiendo a su comunidad para organizar festivales, fiestas parroquiales, banquetes y rifas, para recoger dinero y construir las instituciones educativas. También participó en la organización de fundaciones de ayuda a las familias menos favorecidas y al sostenimiento del Centro Geriátrico. Fue educador y como tal se desempeñó como rector y docente.

De este modo el escritor Ángel María Ocampo ofrece un homenaje al Profeta Mayor de Marquetalia y a su patria chica.

ALBEIRO VALENCIA LLANO
Historiador



Grupo de asistentes a la presentación del libro


Intervención del Académico Ángel María Ocampo Cardona

Entradas populares de este blog

LOS INDÍGENAS DEL ORIENTE DE CALDAS Y LA CONQUISTA DE LA TIERRA CALIENTE. Por María Elvira Escobar Gutiérrez. Maestría en Antropología RESUMEN La conquista del Oriente de Caldas fue una acción de heroísmo y desesperación, aunada a una inmensa crueldad, la cual condujo a la extinción de los indígenas Pantágoras, en menos de un siglo. Indígenas cuyo nombre refleja los vocablos que usaban para expresar su rechazo a la dominación de los conquistadores. Este artículo intenta revivir sociedades prehispánicas desaparecidas, cuya voz ha muerto. Igualmente, entender las acciones de los españoles, enfrentados a un mundo que no comprendían, corroídos por el deseo de enriquecerse y desafiados por la quimérica mano de obra indígena. La investigación se basa en las crónicas de los conquistadores, en especial la de Fray Pedro de Aguado. Palabras clave: Departamento de Caldas, Indígenas, Conquista, Fray Pedro de Aguado. THE CONQUEST OF EASTERN CALDAS By María Elv

COLONIZACIÓN Y FUNDACIÓN DE RISARALDA (CALDAS)

Por Fabio Vélez Correa INTRODUCCIÓN. Cuando se estudian los documentos que existen de los tiempos iniciales de Risaralda, el municipio caldense enclavado sobre el Macizo de los Mellizos, una estribación de la cordillera Occidental, se encuentra que no hay ninguno que defina exactamente el día y el año preciso en que fue fundada la población. En otras palabras, no hay un Acta de Fundación, ni se encuentran datos de algún Juez Poblador que hubiera firmado las actas de entrega de los primeros lotes para la naciente población. Sólo hay anécdotas, comentarios de los viejos pobladores y fechas imprecisas que corren el riesgo de distorsionarse con el paso de los años. Pero como debe señalarse alguna fecha para la historia oficial, hace treinta años cuando iniciamos los trabajos de investigación en los archivos del municipio, desorganizados y empacados en papeles empolvados, en vista de que no se pudo constatar un documento preciso, tuvimos que recurrir a los datos d

GENERACIONES, MOVIMIENTOS Y GRUPOS LITERARIOS EN CALDAS

AUTOR : Fabio Vélez Correa Licenciado en Filosofía y Letras Tomado de: Revista Impronta. Año 11, volumen 3, No. 11 ISSN 1794-0559 Páginas 155-200 Manizales, 2013  RESUMEN El departamento de Caldas, después de cien años de existencia, ha demostrado ante la faz del país intelectual, que no sólo es un departamento creador de riqueza agropecuaria y que brilla por su industria cafetera, sino que también posee numerosos creadores del intelecto: poetas, cuentistas, novelistas y ensayistas. Estos escritores han realizado una obra seria, acorde con los tiempos y con intenciones artísticas profundas. Su difusión empieza a ser creciente en los círculos intelectuales, no sólo de la comarca sino también del país. Muchos de ellos ya tienen un renombre nacional, siendo publicados por editoriales de circulación hispanoamericana, lo cual refleja su valor. Todo ello aparece en este estudio, simplificado por la circunstancia de ser un artículo de revista. Palabras: Escritores caldenses,