Ir al contenido principal

PRESENTACIÓN DEL LIBRO

HISTORIA Y MEMORIA



El día 4 de noviembre se presentó en la Academia Caldense de Historia el libro Historia y Memoria. Crónicas inéditas de Pereira, publicado por la Academia Pereirana de Historia. Hizo la presentación el Académico Alfredo Cardona Tobón.

Presentación del Académico Alfredo Cardona Tobón, por el vicepresidente de la Academia, Magiter Ángel María Ocampo Cardona 


Saludamos con beneplácito al historiador y miembro de nuestra Academia, ALFREDO CARDONA TOBÓN, un hombre apasionado como pocos por el pasado de nuestro territorio. Ingeniero mecánico, investigador y autor de importantes obras que testimonian su disciplina, la cual es admirada por quienes lo conocemos.

Nacido en Quinchía, Risaralda, el 22 de febrero de 1938, cursó sus estudios secundarios en Pereira y Medellín. Es Ingeniero Mecánico de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, con estudios de Metalografía en México. Ha laborado en FUTEC, Acerías Paz del Río, Cementos Samper, Abocol y la Federación de Cafeteros de Caldas.

Fue además, durante más de veinte años, docente fundador de la Universidad Autónoma de Manizales, catedrático de la Universidad Nacional Sede Manizales, e Instructor del Servicio Nacional de Aprendizaje –SENA-, Manizales.

Su labor profesional lo llevó a Inglaterra, Kenya, Salvador, Costa Rica y otros países centroamericanos. Fue condecorado con la “Orden de San Andrés” en Quinchía, y en Riosucio se le declaró “Hijo Adoptivo”; es miembro del Centro de Historia de Manizales y Caldas; miembro del Centro de Estudios Históricos de Neira, Miembro de Número de la Academia Caldense de Historia y Miembro de la Academia Pereirana de Historia.

Habiendo prestado sus servicios al Comité Departamental de Cafeteros de Caldas, tuvo la oportunidad de recorrer palmo a palmo los caminos, unas veces empantanados y otras veces polvorientos, de los más recónditos rincones de la geografía departamental. Y con asombro poético, esos recorridos le sirvieron para recopilar, a la usanza de los clásicos viandantes de la época hispánica y de la colonización antioqueña, apuntes sobre la historia, la cultura y el paisaje de cada uno de los municipios, corregimientos y veredas del antiguo Caldas.

No queriendo dejar dispersas sus anotaciones sobre la historia del Viejo Caldas, Alfredo Cardona Tobón fundó, en compañía de un grupo de jóvenes aficionados a la historia, el Centro de Investigaciones Históricas de Centro-Occidente de Colombia. Con esta organización, pudo darle forma a la revista Registros de Historia y liderar la realización de las Citas con la Historia, en diversos municipios de Caldas. En estos espacios, los historiadores de cada localidad analizaban y debatían en torno de los acontecimientos de sus microcosmos y se ayudaban mutuamente a encontrar fuentes para ampliar su información. Fue un antecedente positivo de la Academia Caldense de Historia. Así mismo, en un nobilísimo propósito de promover el rescate del conocimiento de nuestro pretérito y generar espíritu de identidad, el Dr. Alfredo Cardona Tobón se dio a la tarea de dictar conferencias y talleres que permitieron ordenar las historias locales y dar precisión a muchos aspectos, como ocurrió con las poblaciones de Guática en el Departamento de Risaralda y el Corregimiento de San Lorenzo, en Riosucio Caldas. Y no conforme con estos resultados, se adentró con buen juicio en los movimientos sociales del Siglo XlX y en la violencia política de mitad del Siglo XX, demostrando la participación de caldenses en esos eventos, recuperando líderes ignorados por razones partidistas e indicando las repercusiones de tales acontecimientos en la vida económica y social de toda la región.

El historiador además se ha dedicado con vocación ejemplar a rescatar la identidad regional a través de sus producciones divulgadas en órganos periodísticos tales como El Caficultor, LA PATRIA, Papel Salmón, Diario del Otún y otros medios en los que sus colaboraciones generan la asiduidad de los lectores, por el carácter ameno de sus narraciones. Durante 10 años consecutivos Alfredo Cardona Tobón ha mantenido su espacio quincenal en el suplemento dominical Papel Salmón, de LA PATRIA, en el que narra la historia comarcana y nacional. Series como la de las Mujeres en la Independencia, los Héroes Anónimos en las Batallas por la Libertad, las acciones de personajes de todos los credos en plena gestión de desarrollo comunitario, muestran a un creador de identidad vivamente interesado en la claridad de ese pasado cuyos protagonistas son hombres y mujeres anónimos del pueblo que no han gozado de tribunas, porque las pocas que han existido las han ocupado los relatores de la historia oficial, generalmente sesgada por los intereses de los sectores dominantes.

Es también uno de los fundadores de la revista Registros de historia. Fue directivo del Centro de Investigaciones Históricas de Centro Occidente de Colombia. Editor de las revistas Quinchía Cívico y Colegio Nuestra Señora de los Dolores, Quinchía. 1988.

En el libro “Creadores de Identidad”, próximo a publicarse, el historiador Jorge Eliecer Zapata Bonilla se aproxima con justicia a la obra de Alfredo Cardona Tobón, manifestando de él, que es un historiador con preocupaciones en las comunidades ancestrales, en la influencia de la Iglesia Católica en los procesos comunitarios, una veces positiva y en otras nefasta, así como en la influencia de los capitales y los apelativos en la dominación de la gente del común.

Ruanas y Bayonetas, editado en la Colección Biblioteca Breve No. 2 del Instituto Caldense de Cultura, Manizales, 1988,es el libro inicial del académico Alfredo Cardona Tobón. Es una colección de ensayos cortos, orientados a mostrar la manera como las armas han subyugado a la población civil sin más argumento que la pasión irracional por el poder.

Quinchía Mestizo, monografía editada por el Fondo Editorial del Risaralda, en Pereira, 1989, es un interesante estudio sobre ese municipio del Departamento de Risaralda, cuna del autor, asiento de una de las comunidades indígenas más beligerantes del país y referente revolucionario en diversas épocas de la historia nacional.

Indios, Curas y Maiceros, editado en la Colección Nueva Historia, de Hoyos Editores, en Manizales, 2004, es un análisis crítico de las estrategias de dominación puestas en marcha por los sectores hegemónicos de nuestra patria. Aquí se amplían los estudios presentados en la primera publicación del autor.

Los Caudillos del Desastre, Guerras civiles en el siglo XIX, editada en Manizales en el año 2006, es una visión crítica y analítica del tenebroso período de las Guerras Civiles en el territorio del Viejo Caldas, en el cual se ponen de manifiesto las raíces de ese fenómeno en una época en que el occidente caldense dependía de la Gobernación de Popayán.

También publicó con Hugo Ángel Jaramillo, Guillermo Arcila y William Londoño Bolívar, el Atlas de Risaralda, editado por el Fondo Editorial del Risaralda, en Pereira, 1988, con 2ª. edición en el año 1990.

Muchas gracias Dr. Alfredo Cardona Tobón, por visitarnos en esta ocasión para traernos nuevas noticias de su gestión cultural y literaria en la vecina ciudad de Pereira. Bienvenido.


Intervención del presidente de la Academia, doctor Jorge Elíécer Zapata Bonilla




Palabras del Académico Alfredo Cardona Tobón


En un formato sencillo, muy humilde para quienes creen que las imágenes valen más que la palabra escrita, la Academia Pereirana de Historia reunió en el libro que estamos presentando algunas crónicas que no se publicaron en el centenario de Pereira y otras que se escribieron con motivo del Sesquicentenario de Pereira.

En las primeras se recogen las vivencias de Lisímaco Salazar, de Asnoraldo Avellaneda y la historia del agua de Ricardo Osorio Pinto. Las crónicas de Salazar y de Avellaneda confirman y complementan lo dicho por otros escritores del naciente Pereira; y en la crónica de Osorio Pinto descubrimos con profunda pena, y los pereiranos raizales con gran indignación y pesar, cuánto se ha maltratado, ultrajado, vejado y corrompido ese río Otún, arteria vital de la ciudad que debiera tratarse como parte del alma pereirana.

En los capítulos de “Historia y Memoria” se van entrelazando situaciones añejas con sucesos recientes para dar claridad sobre algunos temas, pero se guarda la ilación del tiempo y a veces se detiene para enfatizar los personajes de cada historia.

Al repasar lo escrito en ‘Historia y Memoria” surge la inquietud de que estamos trabajando una historia parcelada, señalada por unos límites fijados artificiosamente. Al hablar del café, por ejemplo, los manizaleños se olvidan de la hacienda La Julia, del papel del empresario Luis Jaramillo Walker, de los exportadores pereiranos; y los del lado del Consota y el Otún no tienen idea de la finca El Aguila y tienen pocos detalles de la labor de los Pinzón en el desarrollo cafetero.

No es aventurado decir que Félix de la Abadía fue el empresario que le abrió futuro a Manizales cuando construyó el camino del Privilegio entre Cartago y Villamaría y que debido a esa gran vía pudieron transitar las recuas y agilizarse el comercio entre el Cauca y Antioquia. Sin el camino del privilegio Manizales sería otro Neira o quizás un Salamina.

Oscar Jaramillo reivindica el papel de la Hacienda La Julia y Emilio Gutiérrez la importancia de Félix de la Abadia con su salina y el Camino del Privilegio. Creo que ello será otro eslabón de unión entre las capitales de Caldas y Risaralda, que tienen más puntos comunes que diferencias regionales.

En un largo capítulo de Historia y Memoria se habla de la historia del poder en Pereira.

Ya Víctor Zuluaga y otros investigadores habían tocado tangencialmente este tema. Porque los próceres de la ciudad no son todos los que figuran ni figuran todos los que fueron. Existe mucho mito, hay mucha mentira. Se ha publicado cantidad enorme de inexactitudes que al repetirse se convierten en verdades. A Pereira, por ejemplo, no la fundó Cañarte ni los notables cartagüeños: fue un parto popular, un alumbramiento campesino.., el pueblo poco tuvo que ver con la idea inicial del departamento de Risaralda y no fue un tumulto alocado quien levantó los rieles del ferrocarril sino el alcalde de turno con tres lugartenientes, haciendo eco a la orden de Virgilio Barco de acabar con el ferrocarril de Caldas porque estaba dando muchas pérdidas.

En la Historia del poder en Pereira se plasma la lucha entre los blancos y los negros. Esa diferencia no era étnica, era económica y social. Los Blancos de Pereira y los de Manizales eran los de buena familia, los sobrinos de la Virgen del Carmen, los dueños de las grandes fincas, de la alcaldía y la presidencia del Concejo. Los Negros, por monos y ojiazules que fueran, eran los empleados de segundo nivel, los obreros y los labriegos anónimos.

En ‘Historia y Memoria” se muestra que el poder lo ejercieron inicialmente los negros y cuando los campesinos tenían establecida la fundación llegaron los blancos de Cartago; y luego los blancas de Antioquia llegaron y usufructuaron el poder durante casi 150 años.

Fue Camilo Mejía Duque, uno de los blancos de Salamina, quien lideró la revolución de los negros de Pereira que culminó cuando el cura franciscano Arturo Calle Restrepo le mostró a los negros del barrio Cuba que la unión era la fuerza y desde entonces los llamados negros de esa enorme comuna, junto con los negros de Dosquebradas son los que mandan en el departamento de Risaralda, con pequeños intervalos para los blancos, sobre todo cuando los líderes populares se trepan al cogollilto social y se olvidan de los suyos.

El padre Valencia fue un hincha furibundo del Deportivo Pereira. El levita guardaba un balón especial que entregaría al equipo cuando ganara la primera estrella. En el cielo debe tener guardado ese balón esperando el milagro de ganar un campeonato.

El doctor Jhon Jairo Vera, miembro de la Junta Directiva de la Academia Pereirana de Historia, no podía permitir que en ‘Historia y Memoria” no se mencionara el fútbol que es una religión para nuestra gente. Por eso revivió el épico juego de Maradona en la gramilla del Estadio Libaré, que don Diego Avellaneda complementa con los primeros pinitos del fútbol en la capital risaraldense.

Hoy estamos presentando el libro “Historia y Memoria” que amplia lo dicho en los renglones anteriores, sabiendo que ustedes reconocerán el esfuerzo que representa escribir y editar en nuestro medio.

Con motivo del Sesquicentenario de Pereira entregamos el libro “Al recio empuje de los titanes” y actualmente estamos adelantando la historia de los catorce corregimientos de Pereira, con cinco libros en edición.

Todo ello es parte de la misión que la Academia Pereirana de Historia se ha propuesto, de salir a los barrios y a la zona rural así como unirnos al esfuerzo de otras academias hermanas, como la Caldense de Historia para divulgar nuestro pasado y exaltar nuestros valores.

Muchas gracias.

Entradas populares de este blog

LOS INDÍGENAS DEL ORIENTE DE CALDAS Y LA CONQUISTA DE LA TIERRA CALIENTE. Por María Elvira Escobar Gutiérrez. Maestría en Antropología RESUMEN La conquista del Oriente de Caldas fue una acción de heroísmo y desesperación, aunada a una inmensa crueldad, la cual condujo a la extinción de los indígenas Pantágoras, en menos de un siglo. Indígenas cuyo nombre refleja los vocablos que usaban para expresar su rechazo a la dominación de los conquistadores. Este artículo intenta revivir sociedades prehispánicas desaparecidas, cuya voz ha muerto. Igualmente, entender las acciones de los españoles, enfrentados a un mundo que no comprendían, corroídos por el deseo de enriquecerse y desafiados por la quimérica mano de obra indígena. La investigación se basa en las crónicas de los conquistadores, en especial la de Fray Pedro de Aguado. Palabras clave: Departamento de Caldas, Indígenas, Conquista, Fray Pedro de Aguado. THE CONQUEST OF EASTERN CALDAS By María Elv

COLONIZACIÓN Y FUNDACIÓN DE RISARALDA (CALDAS)

Por Fabio Vélez Correa INTRODUCCIÓN. Cuando se estudian los documentos que existen de los tiempos iniciales de Risaralda, el municipio caldense enclavado sobre el Macizo de los Mellizos, una estribación de la cordillera Occidental, se encuentra que no hay ninguno que defina exactamente el día y el año preciso en que fue fundada la población. En otras palabras, no hay un Acta de Fundación, ni se encuentran datos de algún Juez Poblador que hubiera firmado las actas de entrega de los primeros lotes para la naciente población. Sólo hay anécdotas, comentarios de los viejos pobladores y fechas imprecisas que corren el riesgo de distorsionarse con el paso de los años. Pero como debe señalarse alguna fecha para la historia oficial, hace treinta años cuando iniciamos los trabajos de investigación en los archivos del municipio, desorganizados y empacados en papeles empolvados, en vista de que no se pudo constatar un documento preciso, tuvimos que recurrir a los datos d

GENERACIONES, MOVIMIENTOS Y GRUPOS LITERARIOS EN CALDAS

AUTOR : Fabio Vélez Correa Licenciado en Filosofía y Letras Tomado de: Revista Impronta. Año 11, volumen 3, No. 11 ISSN 1794-0559 Páginas 155-200 Manizales, 2013  RESUMEN El departamento de Caldas, después de cien años de existencia, ha demostrado ante la faz del país intelectual, que no sólo es un departamento creador de riqueza agropecuaria y que brilla por su industria cafetera, sino que también posee numerosos creadores del intelecto: poetas, cuentistas, novelistas y ensayistas. Estos escritores han realizado una obra seria, acorde con los tiempos y con intenciones artísticas profundas. Su difusión empieza a ser creciente en los círculos intelectuales, no sólo de la comarca sino también del país. Muchos de ellos ya tienen un renombre nacional, siendo publicados por editoriales de circulación hispanoamericana, lo cual refleja su valor. Todo ello aparece en este estudio, simplificado por la circunstancia de ser un artículo de revista. Palabras: Escritores caldenses,