Ir al contenido principal
EL PENSADOR OTTO MORALES BENÍTEZ

Por: Albeiro Valencia Llano



Este gran humanista de dimensión continental falleció el 23 de mayo a la edad de 94 años, en su hermosa casona del barrio El Refugio, en Bogotá. Es uno de los gestores de la Academia Caldense de Historia, y su Presidente Honorario.

Nació en Riosucio el 7 de agosto de 1920 y estudió en la escuela pública, por eso no entendía de élites, ni de castas, ni de privilegios; en 1933 ingresó al colegio oficial de varones para iniciar sus estudios de educación secundaria; y luego, los continuó en Popayán, porque Riosucio había pertenecido al Estado Soberano del Cauca y la capital seguía siendo el centro político y cultural. A la edad de 19 años ingresó a la Universidad Pontificia Bolivariana, a la Facultad de Derecho. Al mismo tiempo lo nombraron profesor de literatura colombiana, española y universal; de este modo se fue preparando para colaborar en los periódicos. Hubo un hecho que orientó su vida; el doctor Fernando Gómez Martínez, quien era su profesor de Derecho Constitucional, le encargó, en compañía de Miguel Arbeláez Sarmiento, la dirección del suplemento Generación, de El Colombiano. El joven Otto aceptó el reto y se lanzó a su primera gran aventura como ensayista dirigiendo estas páginas culturales.

El ingreso a la política

Al concluir los estudios universitarios se radicó en Manizales donde vivían sus padres; abrió oficina de abogado y se dedicó a escribir para varios periódicos de Medellín, Bogotá y Manizales. Pero el 15 de enero de 1945 lo nombraron Secretario de Gobierno, honor que declinó pues su padre le había dicho que al hombre no le daban sino tres enfermedades mortales: el juego, la minería y la empleomanía. Sin embargo el 30 de enero del mismo año lo nombraron Jefe Departamental de Debate, del Partido Liberal, con la tarea de unir al partido para las elecciones; en consecuencia recorrió todos los municipios del departamento, se reunió con los líderes de nivel medio, organizaron las elecciones y, en marzo de 1946, fue elegido diputado a la Asamblea. Desde esta tribuna promovió la fundación de la Universidad Popular de Caldas. Por estos días se casó con su prima Livia Benítez Jiménez.

Luego siguió un período de crisis nacional; brotes de violencia política en casi todo el país, como consecuencia de la tímida reforma agraria de Alfonso López Pumarejo, en su primera administración; en este difícil ambiente Otto Morales ejercía como Presidente del Directorio Liberal de Caldas. Para esta época ya era conocido en el país como ensayista, orador y escritor; en una difícil campaña política, en marzo de 1947, llegó a la Cámara de Representantes y fue bautizado con el nombre de “el Benjamín de la Cámara”. Como Presidente del Directorio Liberal le tocó vivir toda la violencia que padeció el departamento a raíz del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948; finalizando el año 1949 se radicó en Bogotá, por su trabajo en el Congreso y por la dimensión nacional de su figura como intelectual y como político. Le correspondió padecer el recrudecimiento de la violencia durante los gobiernos de Ospina Pérez, Laureano Gómez y la dictadura militar. En esta difícil etapa Alberto Lleras fue nombrado jefe del liberalismo, en 1956, y lo nombró Secretario General, cuando el odio entre los dos partidos tradicionales era más agudo y la violencia producía asesinatos en todo el territorio nacional.

Sus compromisos con el país y con el continente

Después de la dictadura de Rojas Pinilla, en el gobierno de la Junta Militar y en los inicios del Frente Nacional, se vinculó a la Comisión Investigadora de las Causas de la violencia (años después, en 1982, el presidente Belisario Betancur lo nombró presidente de la Comisión de Paz). El 8 de abril de 1959, el presidente Alberto Lleras lo llevó  al Ministerio del Trabajo y el 9 de noviembre de 1960 al de Agricultura, con la tarea de impulsar la Reforma Agraria. Se retiró del ministerio, y el 12 de marzo de 1962 fue elegido Senador.

Por esta época inició el recorrido por el continente americano debido a compromisos con universidades y por la relación con líderes e intelectuales, para estudiar las ideas que inquietaban a Indoamérica. De este modo se convirtió en un personaje dedicado a analizar los problemas del continente, especialmente la historia, la filosofía, la cultura y la literatura. Tomó la bandera de la identidad mestiza como filosofía del pueblo americano y dio al mestizo un nuevo contenido porque su problema es el desprecio a su tradición, pues nuestra riqueza cultural fue ocultada, suplantada y destruida.


Por su constante y tesonero trabajo, durante muchos años, Otto Morales se convirtió en “fuerza de acción”, en uno de los escritores e ideólogos que más reflexionó sobre la situación de Colombia y de América. Esto está plasmado en los 144 libros publicados y en centenares de prólogos de libros, de ensayos para revistas especializadas y en artículos para periódicos, lo que permite entender su papel en la historia del país de los últimos  70 años.

Entradas populares de este blog

LOS INDÍGENAS DEL ORIENTE DE CALDAS Y LA CONQUISTA DE LA TIERRA CALIENTE. Por María Elvira Escobar Gutiérrez. Maestría en Antropología RESUMEN La conquista del Oriente de Caldas fue una acción de heroísmo y desesperación, aunada a una inmensa crueldad, la cual condujo a la extinción de los indígenas Pantágoras, en menos de un siglo. Indígenas cuyo nombre refleja los vocablos que usaban para expresar su rechazo a la dominación de los conquistadores. Este artículo intenta revivir sociedades prehispánicas desaparecidas, cuya voz ha muerto. Igualmente, entender las acciones de los españoles, enfrentados a un mundo que no comprendían, corroídos por el deseo de enriquecerse y desafiados por la quimérica mano de obra indígena. La investigación se basa en las crónicas de los conquistadores, en especial la de Fray Pedro de Aguado. Palabras clave: Departamento de Caldas, Indígenas, Conquista, Fray Pedro de Aguado. THE CONQUEST OF EASTERN CALDAS By María Elv

COLONIZACIÓN Y FUNDACIÓN DE RISARALDA (CALDAS)

Por Fabio Vélez Correa INTRODUCCIÓN. Cuando se estudian los documentos que existen de los tiempos iniciales de Risaralda, el municipio caldense enclavado sobre el Macizo de los Mellizos, una estribación de la cordillera Occidental, se encuentra que no hay ninguno que defina exactamente el día y el año preciso en que fue fundada la población. En otras palabras, no hay un Acta de Fundación, ni se encuentran datos de algún Juez Poblador que hubiera firmado las actas de entrega de los primeros lotes para la naciente población. Sólo hay anécdotas, comentarios de los viejos pobladores y fechas imprecisas que corren el riesgo de distorsionarse con el paso de los años. Pero como debe señalarse alguna fecha para la historia oficial, hace treinta años cuando iniciamos los trabajos de investigación en los archivos del municipio, desorganizados y empacados en papeles empolvados, en vista de que no se pudo constatar un documento preciso, tuvimos que recurrir a los datos d

GENERACIONES, MOVIMIENTOS Y GRUPOS LITERARIOS EN CALDAS

AUTOR : Fabio Vélez Correa Licenciado en Filosofía y Letras Tomado de: Revista Impronta. Año 11, volumen 3, No. 11 ISSN 1794-0559 Páginas 155-200 Manizales, 2013  RESUMEN El departamento de Caldas, después de cien años de existencia, ha demostrado ante la faz del país intelectual, que no sólo es un departamento creador de riqueza agropecuaria y que brilla por su industria cafetera, sino que también posee numerosos creadores del intelecto: poetas, cuentistas, novelistas y ensayistas. Estos escritores han realizado una obra seria, acorde con los tiempos y con intenciones artísticas profundas. Su difusión empieza a ser creciente en los círculos intelectuales, no sólo de la comarca sino también del país. Muchos de ellos ya tienen un renombre nacional, siendo publicados por editoriales de circulación hispanoamericana, lo cual refleja su valor. Todo ello aparece en este estudio, simplificado por la circunstancia de ser un artículo de revista. Palabras: Escritores caldenses,