Ir al contenido principal

PRESENTACIÓN DEL LIBRO


LA CASA DE DIOS ES MI CASA
Historia de la Sacrosanta Basílica Menor
San Antonio de Padua de Manzanarez



FABIO RAMÍREZ RAMÍREZ: EL NEHEMÍAS CONTEMPORÁNEO DE MANZANARES

Por Angel María Ocampo Cardona

Cuenta la Historia Sagrada, que entre los años 445 y 433 antes de Cristo, gobernó a Judea un personaje que marcó la historia del judaísmo por su obra de restauración de las murallas de Jerusalén: Nehemías. Mientras se desempeñaba como copero en Susa, con el rey Artajerjes, se enteró de un informe alarmante sobre la desolación que reinaba en Jerusalén. El duelo que embargó a Nehemías resultó tan evidente, que el rey se interesó por sus problemas, y le permitió, visitar Jerusalén, en calidad de « virrey» de la provincia de Yehoud, la cual estaba bajo el dominio de los persas.

Nehemías, llegó en el vigésimo año del reinado de Artajerjes, provisto de un poder para hacerse proveer de madera para la reconstrucción de las murallas. Su llegada a Jerusalén en el año 445 antes de Cristo, contrarió grandemente a Sanballat el horonita, quien gobernaba a Samaria, así como también a Tobías el amonita, quien gobernaba a Amón, y a Guechem, quien fungía como gobernador del país de los árabes. Esta oposición, fue aumentando cuando se enteraron de los proyectos de restauración que traía Nehemías.

La reconstrucción de la muralla de Jerusalén había sido emprendida varias veces, antes de Nehemías, pero los intentos habían fracasado. Después de haber inspeccionado Jerusalén por la noche, para obrar con la máxima discreción, instruyó a la familia sacerdotal, y a cuarenta y dos familias de diversas localidades judías para reconstruir las diversas puertas y torres, así como los tramos de muralla entre las puertas y edificios. Sin embargo, los ánimos de los enemigos de los judíos se encendieron, y emprendieron varias tentativas de intimidación; algunos judíos, incluso, aliados con los enemigos de Nehemías, les disuadieron de proseguir los trabajos. Nehemías hizo armarse a los albañiles, instalando atalayas. A pesar de la magnitud de la tarea, ésta se culminó, según el relato bíblico en cincuenta y dos días. El relato de la construcción, así como el de las ceremonias de inauguración, parecen haber sido consignados varios años después de los acontecimientos descritos.

Tan pronto como se terminó la construcción, Nehemías se dedicó a las reformas políticas.
La primera fue restituir sus tierras a aquéllos que habían tenido que desprenderse de ellas para pagar sus deudas. Esta medida, que anulaba toda consideración hacia las propiedades legalmente adquiridas, se aplicó con relativa facilidad. Sin embargo, poco después, Nehemías hubo de hacer frente a varias tentativas de asesinato y de descrédito alentadas por sus enemigos, entre los cuales destacaban el falso profeta Shemaya y la falsa profetisa Noadiya.

Nehemías inició a continuación una encuesta sobre la genealogía de los residentes en Jerusalén, a fin de separar a los extranjeros. A este efecto, se hizo remitir una copia del rollo de las familias retornadas a Sión con el gobernador Zorobabel. El resto de sus reformas, parecen ser de naturaleza religiosa, secundando al sacerdote Esdras en su reinstauración de la ley mosaica, en particular, respecto al Sabbat. También instituyó un sistema de impuestos para el mantenimiento del Templo y su culto, a pesar de la oposición que suscitaron sus decretos.

Después de su regreso a Jerusalén, en el curso del cual completó su encuesta genealógica, Nehemías se lamentó de la decadencia en la que había caído Jerusalén, durante su ausencia de dos años. No se conoce nada de esa historia más allá de este punto. Probablemente Nehemías murió en Jerusalén a edad avanzada. Sólo se sabe que fue el último gobernador nombrado por la corte de Persia: la provincia de Yehoud será, en efecto, anexionada a la satrapía de Celesiria, y gobernada por un sumo sacerdote nombrado por los sirios.

Pues sucede que hoy, en pleno siglo XXI, Manzanares la bella población del oriente caldense cuenta con un nuevo Nehemías: el educador y amante de la historia regional, Fabio Ramírez Ramírez. Este ilustre manzanareño repite casi literalmente en estos días que corren, en su pueblo natal del oriente caldense, la historia de Nehemías acontecida medio siglo antes de Cristo en la tierra de Israel.

Basta para demostrarlo, leer la detallada descripción que hace en este libro, del difícil proceso de convertir el Templo Parroquial de Manzanares, en toda una Catedral Basílica Menor. Y al hacerlo, vemos cómo esa idea, nacida de un sueño que él ha tenido en una noche de desasosiego, se va cumpliendo paso a paso, gracias a su propio liderazgo y a su capacidad de comprometer las voluntades no sólo de los manzanareños y de sus autoridades civiles y religiosas, sino también de instituciones y personas con gran poder en el ámbito regional y del país.

Así como la muralla de Jerusalén había sido construida y destruida en repetidas ocasiones generando en los inquietos judíos de diferentes épocas, la conciencia de la necesidad de su reconstrucción, así también la construcción del Templo de Manzanares desde sus inicios, bajo la égida del sacerdote alemán  Antonio Hartman Hartman, fue concebida para constituirse en una inmensa catedral que fuese sede de altas jerarquías religiosas. Pero la culminación de esa enorme empresa no había contado con la voluntad de líderes esforzados  como Don Fabio Ramírez Ramírez y mucho menos con los presupuestos financieros requeridos.

De la misma manera como la reconstrucción de la muralla de Jerusalén encontró enemigos gratuitos como Sanballat, Tobías y Guechem, la erección de la Catedral Basílica Menor de Manzanares a partir de su majestuoso templo parroquial, soñada, liderada y llevada a cabo por el Nehemías manzanareño Fabio Ramírez Ramírez, se ha enfrentado contra múltiples adversarios: los incrédulos que nunca imaginaron la posibilidad de hacer realidad este anhelo; los jerarcas indiferentes de la iglesia católica que prefirieron esperar a que un líder laico emprendiese tan espinosa tarea; los dirigentes civiles a quienes poco les representa un tipo de gestión como ésta; en fin, la escasez de recursos materiales y financieros que campea hoy en un mundo multivariado de necesidades sociales, frente a las cuales no hay dinero que alcance.

Como el Nehemías de Israel, Fabio Ramírez Ramírez se hace rodear de un párroco dinámico de Manzanares, de un alcalde que como Sancho Panza le cree a Don Quijote sus alocadas ilusiones, de un grupo de prestantes familias y líderes cívicos de la población, y crea así una Fundación Pro-Basílica Menor para darle trámite a esa ingente aspiración del pueblo católico manzanareño. Recorre acompañado de ellos, cada tramo del templo, cada rincón escondido de la impresionante sinagoga, inspeccionan cada elemento de las instalaciones y detectan los deterioros que es necesario entrar a reparar sin ninguna tardanza, para que la augusta construcción religiosa pueda llegar alcanzar la dignidad de Gran Casa de Dios.

Y no contento con lograr tan difícil empresa, procede a dejar plasmada para la historia, la memoria de esta impresionante gesta. Y así escribe este libro que hoy le entrega a los asombrados lectores, como una minuciosa crónica de lo que fue ese difícil trámite de erigir la moderna Catedral Basílica Menor, condimentada con la descripción de iconos religiosos juiciosamente conservados en la Parroquia, así como con la reseña biográfica de los jerarcas que han dirigido la iglesia católica y el relato de las fiestas y costumbres que en torno al tema sacro han constituido la identidad de un pueblo.

Estoy seguro que quienes lean con atención las líneas trazadas en esta obra, consagrarán en sus corazones el recuerdo imperecedero de un líder, un educador, un dirigente educativo, un adalid cívico que ha hecho la doble tarea: engrandecer materialmente el Templo Parroquial de Manzanares y escribir contra el olvido la grata memoria del cumplimiento de su misión.

Entradas populares de este blog

LOS INDÍGENAS DEL ORIENTE DE CALDAS Y LA CONQUISTA DE LA TIERRA CALIENTE. Por María Elvira Escobar Gutiérrez. Maestría en Antropología RESUMEN La conquista del Oriente de Caldas fue una acción de heroísmo y desesperación, aunada a una inmensa crueldad, la cual condujo a la extinción de los indígenas Pantágoras, en menos de un siglo. Indígenas cuyo nombre refleja los vocablos que usaban para expresar su rechazo a la dominación de los conquistadores. Este artículo intenta revivir sociedades prehispánicas desaparecidas, cuya voz ha muerto. Igualmente, entender las acciones de los españoles, enfrentados a un mundo que no comprendían, corroídos por el deseo de enriquecerse y desafiados por la quimérica mano de obra indígena. La investigación se basa en las crónicas de los conquistadores, en especial la de Fray Pedro de Aguado. Palabras clave: Departamento de Caldas, Indígenas, Conquista, Fray Pedro de Aguado. THE CONQUEST OF EASTERN CALDAS By María Elv

COLONIZACIÓN Y FUNDACIÓN DE RISARALDA (CALDAS)

Por Fabio Vélez Correa INTRODUCCIÓN. Cuando se estudian los documentos que existen de los tiempos iniciales de Risaralda, el municipio caldense enclavado sobre el Macizo de los Mellizos, una estribación de la cordillera Occidental, se encuentra que no hay ninguno que defina exactamente el día y el año preciso en que fue fundada la población. En otras palabras, no hay un Acta de Fundación, ni se encuentran datos de algún Juez Poblador que hubiera firmado las actas de entrega de los primeros lotes para la naciente población. Sólo hay anécdotas, comentarios de los viejos pobladores y fechas imprecisas que corren el riesgo de distorsionarse con el paso de los años. Pero como debe señalarse alguna fecha para la historia oficial, hace treinta años cuando iniciamos los trabajos de investigación en los archivos del municipio, desorganizados y empacados en papeles empolvados, en vista de que no se pudo constatar un documento preciso, tuvimos que recurrir a los datos d

GENERACIONES, MOVIMIENTOS Y GRUPOS LITERARIOS EN CALDAS

AUTOR : Fabio Vélez Correa Licenciado en Filosofía y Letras Tomado de: Revista Impronta. Año 11, volumen 3, No. 11 ISSN 1794-0559 Páginas 155-200 Manizales, 2013  RESUMEN El departamento de Caldas, después de cien años de existencia, ha demostrado ante la faz del país intelectual, que no sólo es un departamento creador de riqueza agropecuaria y que brilla por su industria cafetera, sino que también posee numerosos creadores del intelecto: poetas, cuentistas, novelistas y ensayistas. Estos escritores han realizado una obra seria, acorde con los tiempos y con intenciones artísticas profundas. Su difusión empieza a ser creciente en los círculos intelectuales, no sólo de la comarca sino también del país. Muchos de ellos ya tienen un renombre nacional, siendo publicados por editoriales de circulación hispanoamericana, lo cual refleja su valor. Todo ello aparece en este estudio, simplificado por la circunstancia de ser un artículo de revista. Palabras: Escritores caldenses,