Ir al contenido principal

PRESENTACIÓN DEL LIBRO

DOS-QUEBRADAS. INDUSTRIA Y REGIÓN
1880 - 1980





SALUDO DEL PRESIDENTE DE LA ACADEMIA CALDENSE DE HISTORIA EN LA CEREMONIA DE PRESENTACIÓN DEL LIBRO “DOS-QUEBRADAS INDUSTRIA Y REGIÓN”


Nos convoca hoy la presentación de una obra escrita por uno de nuestros más acuciosos historiadores: Julián Chica Cardona. Un intelectual caldense que se ha caracterizado por su dinamismo investigativo y por su versatilidad temática: poeta, novelista, ensayista, cuentista, conferencista y sobre todo, historiador. Y en este último menester, Chica Cardona no se contenta con historiar el devenir de la región caldense, sino que se adentra regularmente en otros ámbitos más universales para jugar con la palabra, en géneros tan disímiles como la novela histórica, la novela testimonial, la disertación sobre temas continentales y en fin, la creación de obras de belleza cinceladas con la estructura inagotable del poema.

El libro que hoy se presenta, “Dos-Quebradas: Industria y Región, 1880-1980”, contiene desde su mismo título un juego de palabras que entraña la más inquieta significación. ¿Es Dos-Quebradas la ciudad así bautizada por haberse desarrollado en un entorno señalado por dos serenos arroyuelos, o por tener en la historia de su desarrollo una implícita dialéctica de contrastes sociales, económicos y políticos?. La respuesta la encontrará el lector, al trazo de la lectura de este libro, en cuyo volumen ya se adivina no sólo la densidad del trabajo investigativo, sino también la profundidad desplegada para abordar los diferentes aspectos que han determinado el avance vertiginoso de esta caracterizada urbe del Departamento de Risaralda. Con razón afirma el historiador Alfredo Cardona Tobón, en su prólogo, que Julián Chica Cardona nos permite con esta obra “entender cómo una comunidad y sus líderes transformaron una vereda en la segunda ciudad del departamento de Risaralda, en un abrir y cerrar de ojos, como en los cuentos de las Mil y Una Noches”.

Muchas gracias a todos los asistentes a este evento, por su grato acompañamiento. Y felicitaciones Julián Chica Cardona, por este nuevo hito en su producción intelectual. Estamos seguros que su cosecha aún tiene muchas sorpresas más para el deleite del público culto de la región caldense.






JULIÁN CHICA, UN CALDENSE EN DOS-QUEBRADAS


Fabio Vélez Correa

Julián Chica es un escritor caldense que ha transcurrido su vida y elaborado su obra en el departamento del Risaralda, con valiosas y afortunadas presencias en Caldas, la región de sus amores. Y es que este autor, nacido en Filadelfia, la tierra del bizcochuelo y las moriscas, ha sabido moverse con igual capacidad como poeta, historiador, periodista, gestor cultural e investigador social y de tanatología.

Su espíritu inquieto, su capacidad creadora y la paciencia, firmeza y dedicación con que enfrenta sus retos creativos, le han permitido sobresalir en cada uno de los géneros anotados, no sólo en el plano intelectual, sino también generando obras que han enriquecido el patrimonio bibliográfico de la región.

Su tiempo libre, ese que le queda luego de las elucubraciones y creaciones literarias, lo emplea en diversas empresas, afines con su espíritu humanista y sus afanes vitales. Por ello no extraña que haya sido Cofundador del Taller Literario “Mitograma” del Banco de la República, Pereira, 1985-1988. Miembro directivo de la Fundación Cultural, Humanista y Científica “Fundacién”. Miembro del Taller Permanente de Formación Literaria del Instituto de Cultura de Pereira, 2001. Miembro de Número de la Academia Pereirana de Historia. Y Miembro Correspondiente de la Academia Caldense de Historia.

Ya en el plano creativo, vemos como en la poesía, en la cual el alma del poeta fluye en mágicas figuras y hermosos pensamientos, ha dejado para la posteridad varios libros que encierran su inspiración y su visión de la intimidad, el amor, la naturaleza y el papel del hombre en el entorno vital... Zodíaco de flechas. Cantos y dibujos del Nuevo Mundo Pagano (1992); Palabras para impregnar silencios (2002); Antipoemario (2005); y Ciudades de Agua (2012), dan fe de su actividad poética.

Y no solo ello, porque su afán de compartir, de confrontar y de difundir la poesía, le han llevado a crear el evento "Poetas en el Equinoccio", realizado en Dosquebradas en el mes de marzo, desde 2010, y en el cual cita a poetas de la región y el país para que lean su obra ante los estudiantes y gentes del común, obra que finalmente se constituye en un libro para que sea disfrutado por los nuevos lectores de las bibliotecas del país.

Por otra parte, Julián Chica también quiso enfrentar el reto de la creación de textos narrativos de largo alcance y compleja elaboración. Es así como en 2011, presenta al Premio Nacional de Novela de Pereira, su obra Mi querida enemiga, la cual resultó ganadora y que, según el juicio del jurado calificador ... posee un tratamiento del lenguaje que apuesta por el humor, utilizando referentes populares y cultos. Nos encontramos frente a un texto polifónico que nos lleva al interior de mundos cotidianos que describen las imperfecciones humanas”.

Esta novela sitúa a Chica en el plano de los creadores caldenses quienes con sus obras están dando pasos fuertes en la narrativa nacional, tales los casos de Adalberto Agudelo, Adrián Pino, Orlando Mejía y Octavio Escobar, sin lugar a dudas, la estrella rutilante en el momento actual con su Premio Nacional de Literatura.

Y en la historia, el género que nos reúne en esta noche, debemos recordar que Julián Chica publicó en 2007 el libro Un valle lacustre llamado Dos-Quebradas, un primer estudio histórico sobre Dos-quebradas, la población industrial del Risaralda que hace parte del Área Metropolitana de Centro Occidente, junto con Pereira y La Virginia.

En esta obra, primer acercamiento a la realidad histórica de la región, hace un estudio de la misma, desde sus orígenes prehistóricos inmersa en el pasado aborigen de ancestro quimbaya; su descubrimiento por el Capitán Jorge Robledo, al penetrar en dicha provincia a su regreso de Arma en el año de 1540 y la ulterior colonización antioqueña, por un grupo de trabajadores que escaparon de las breñas áridas del norte, para crear nuevos fundos de riqueza agrícola.

Y hoy, con Dosquebradas – Industria y Región 1880 – 1980 (2015), su nuevo libro, redondea su proyecto histórico sobre Dos-Quebradas, entregando a sus gentes un bien balanceado texto sobre lo que ha sido y ha representado este municipio para el desarrollo cívico, económico e industrial del departamento del Risaralda.

En sus once capítulos, bien hilvanados y mejor escritos, van pasando todos esos pequeños y grandes acontecimientos que, al cabo de los años, han ido formando la estructura histórica de la región, donde el empuje, el afán cívico y el interés y amor de sus habitantes han logrado conformarla para bien de la nación.

En los primeros capítulos, está la Dos-Quebradas del siglo XIX, aquella aldea que hacía parte del Cantón de Cartago, en el Estado soberano del Cauca, que debió sufrir los embates de la Guerra de los Supremos y la de los Mil Días, que empezó a ser surcada por numerosos caminos que fueron conformando las vías de la República, dando importancia al construido por la Sociedad Félix de la Abadía y Cía Ltda., que abriría la ruta hacia Antioquia.

Asimismo, fue la Dos-Quebradas donde se inició la apropiación rural y la economía de subsistencia y que coincidió con el Quinquenio Reyes y la Creación del Departamento de Caldas. Empezaron a surgir grandes fundos poblados en: Los Frailes, La Popa, La Badea, Puente Zea, La Romelia, Estación Gutiérrez, Aguazul, Playa Rica,  Santa Ana, La Cima, Los Molinos, Sabanitas, Los Juncos y La Soledad, poblados por colonos de distintas regiones, que con los años irían a conformar el territorio de Dos-Quebradas.

El autor, en su afán de presentar una obra de gran calado y trascendencia, hace un detallado informe de la evolución del pueblo en lo relacionado con los Ferrocarriles (Ferrocarril del Pacífico y ramales de Antioquia y Caldas) y las carreteras, los puentes y el Túnel de Boquerón y el papel jugado por el Río Otún con sus crecientes e importancia hídrica.

En cuanto al plano religioso, es prolijo en datos e informes sobre su evolución y papel formador de las gentes, recordemos que los antioqueños que pisaron estas tierras a finales del siglo XIX y comienzos del XX, tenían bien fija en sus costumbres el espíritu religioso, la creencia en Dios y el respeto y afianzamiento de su fe en torno a la Iglesia y el Cura.

El autor hace énfasis en la construcción de la capilla en la vereda Dos-Quebradas, impulsada por el Presbítero Job Matías, Padre Lazarista y que fuera la base de la nueva Parroquia. Asimismo, enfoca la Campaña Pro-Cementerio del Corregimiento, liderada desde La Capilla, por su párroco Julio César Berrío. Y como dato anecdótico, el caso del falso cura de la capilla, Tiberio Valencia Robledo (un bandido venido a menos, quien con sotana quiso ocultarse de las autoridades), que fuera llevado a los periódicos con gran despliegue y que generó curiosidad en sus lectores.

Y como el pueblo no podía quedarse en eso, una pequeña aldea de provincia, porque en las venas de sus habitantes ardía la sangre del emprendimiento y del desarrollo, empiezan a surgir infinidad de proyectos industriales que, con el paso de los años, generaron la ciudad industrial que hoy es Dos-Quebradas.

Industria Metalúrgica La Macarena, Fábrica de Comestibles La Rosa S.A., Fábrica de Tejidos de Lana Omnes Ltda., Industria Molinera de Caldas, Fábrica de Vestidos Valher (Valencia Hnos.), Transformadores TPL Ltda., son algunos de esos proyectos que se convirtieron en realidad y que generaron empleo, progreso y visibilidad para Dos-Quebradas, en las páginas del libro de Julián Chica está su historia, con datos, estadísticas y brochazos anecdóticos.

Y como todo no puede ser solo trabajo y organización, también hay que darle paso a la diversión y al brillo social. Por ello van a surgir en Dos-Quebradas, en los años 30 y 40, los clubes sociales que van a aglutinar a los ricos, los comerciantes y los industriales: El Club Social La Popa y el Club Campestre de Pereira, para dar un lustre social a sus actividades cotidianas.

Al mismo tiempo que lo anterior ocurría, en el plano industrial y social, la nueva población de niños y jóvenes recibía la educación adecuada para replicarlo hacia el futuro. Este papel educativo fue jugado, en gran medida, por varias comunidades religiosas: Comunidad Lazarista, Hermanas Carmelitas Terciarias Descalzas y Comunidad salesiana. Todo ello está bien documentado y estudiado por Julián Chica en su libro, dándole la importancia que se merece.

Y siguen pasando las páginas del libro y nuevos aconteceres vitales para la región hacen su aparición. El autor destaca el papel de Lorencita Villegas de Santos, como la mujer que juega su papel en el destino de Colombia y que, habiendo nacido en el corregimiento de Dos-quebradas, logró ayudar al crecimiento de la región gracias a sus gestiones como esposa del presidente Eduardo Santos y a su espíritu cívico y altruista.

También destaca el interés que tuvo la población de poseer un aeropuerto y que finalmente concluye con la construcción del mismo, pero en Pereira, El Matecaña. Asimismo, tener su  Plaza de Toros y un hipódromo, pero aparte de ligeras celebraciones taurinas improvisadas y algunas competencias equinas, decreció el entusiasmo y no pasó a mayores.

Ya para concluir su libro, Julián Chica desmenuza con datos precisos y apuntes adecuados, lo relacionado con el progreso urbanístico, su estructuración como población organizada y cívica y su lucha para lograr que la Asamblea Departamental del Risaralda le diera la categoría de municipio, mediante Ordenanza Nº 012 del 6 de diciembre de 1972.

Por último, Con Dosquebradas – Industria y Región 1880 – 1980, su nuevo libro, Julián Chica amplía el espectro histórico del departamento del Risaralda y, por ende, de la región del Eje Cafetero, dando lustre a la Academia Caldense de Historia que en buena hora lo asumió en su seno y que hoy le brinda su aplauso de felicitación y solidaridad en la labor histórica.

Muchas gracias

Secretaría de Cultura de Caldas
Septiembre 27 de 2016




Entradas populares de este blog

LOS INDÍGENAS DEL ORIENTE DE CALDAS Y LA CONQUISTA DE LA TIERRA CALIENTE. Por María Elvira Escobar Gutiérrez. Maestría en Antropología RESUMEN La conquista del Oriente de Caldas fue una acción de heroísmo y desesperación, aunada a una inmensa crueldad, la cual condujo a la extinción de los indígenas Pantágoras, en menos de un siglo. Indígenas cuyo nombre refleja los vocablos que usaban para expresar su rechazo a la dominación de los conquistadores. Este artículo intenta revivir sociedades prehispánicas desaparecidas, cuya voz ha muerto. Igualmente, entender las acciones de los españoles, enfrentados a un mundo que no comprendían, corroídos por el deseo de enriquecerse y desafiados por la quimérica mano de obra indígena. La investigación se basa en las crónicas de los conquistadores, en especial la de Fray Pedro de Aguado. Palabras clave: Departamento de Caldas, Indígenas, Conquista, Fray Pedro de Aguado. THE CONQUEST OF EASTERN CALDAS By María Elv

COLONIZACIÓN Y FUNDACIÓN DE RISARALDA (CALDAS)

Por Fabio Vélez Correa INTRODUCCIÓN. Cuando se estudian los documentos que existen de los tiempos iniciales de Risaralda, el municipio caldense enclavado sobre el Macizo de los Mellizos, una estribación de la cordillera Occidental, se encuentra que no hay ninguno que defina exactamente el día y el año preciso en que fue fundada la población. En otras palabras, no hay un Acta de Fundación, ni se encuentran datos de algún Juez Poblador que hubiera firmado las actas de entrega de los primeros lotes para la naciente población. Sólo hay anécdotas, comentarios de los viejos pobladores y fechas imprecisas que corren el riesgo de distorsionarse con el paso de los años. Pero como debe señalarse alguna fecha para la historia oficial, hace treinta años cuando iniciamos los trabajos de investigación en los archivos del municipio, desorganizados y empacados en papeles empolvados, en vista de que no se pudo constatar un documento preciso, tuvimos que recurrir a los datos d

GENERACIONES, MOVIMIENTOS Y GRUPOS LITERARIOS EN CALDAS

AUTOR : Fabio Vélez Correa Licenciado en Filosofía y Letras Tomado de: Revista Impronta. Año 11, volumen 3, No. 11 ISSN 1794-0559 Páginas 155-200 Manizales, 2013  RESUMEN El departamento de Caldas, después de cien años de existencia, ha demostrado ante la faz del país intelectual, que no sólo es un departamento creador de riqueza agropecuaria y que brilla por su industria cafetera, sino que también posee numerosos creadores del intelecto: poetas, cuentistas, novelistas y ensayistas. Estos escritores han realizado una obra seria, acorde con los tiempos y con intenciones artísticas profundas. Su difusión empieza a ser creciente en los círculos intelectuales, no sólo de la comarca sino también del país. Muchos de ellos ya tienen un renombre nacional, siendo publicados por editoriales de circulación hispanoamericana, lo cual refleja su valor. Todo ello aparece en este estudio, simplificado por la circunstancia de ser un artículo de revista. Palabras: Escritores caldenses,