viernes, 25 de agosto de 2017

15 AÑOS DE LA ACADEMIA CALDENSE DE HISTORIA


El 15 de agosto del presente años se conmemoran los 15 años de creación de la Academia Caldense, en el auditorio Carlos E. Pinzón de la Cámara de Comercio de la ciudad de Manizales. En el acto se contó con la participación de la Orquesta de Cámara de Caldas y la intervención del cantante Humberto González.



 Orquesta de Cámara de Caldas - Humberto González

PALABRAS DEL PRESIDENTE DE LA ACADEMIA CALDENSE DE HISTORIA, ÁNGEL MARÍA OCAMPO CARDONA



15 AÑOS TRABAJANDO PARA LA NUEVA HISTORIA DE LA REGIÓN CALDENSE

Un día como hoy, estando la “abuela de Caldas”, Santa Ana de los Caballeros de Anserma cumpliendo 463 años de su fundación, surgió en el auditorio Santo Domingo Savio del Colegio de Occidente de esa ciudad, la Academia Caldense de Historia, como una nueva institución cultural llamada a convertirse en la más importante de las entidades culturales de la región caldense. La gesta de su creación estuvo liderada por intelectuales de la valía de Otto Morales Benítez, Javier Ocampo López, Albeiro Valencia Llano, Carlos Arboleda González, Jorge Eliécer Zapata Bonilla, Carlos Arturo Ospina, Fabio Vélez Correa, Dorian Hoyos Parra y un importante grupo de autores de monografías de municipios caldenses.
Los antecedentes de esta gesta intelectual empezaron a presentarse desde los años finales de los 70 e iniciales de los 80 del siglo pasado. En 1979 la Fundación Antioqueña para los Estudios Sociales (FAES) había realizado el Seminario “Estudios Regionales en Colombia: el caso Antioquia” y fueron publicadas las memorias del evento. En 1981, el gobierno de Caldas organizó el Segundo Concurso de Literatura Caldense y de este certamen resultó la publicación de algunos libros sobre historia regional. El premio IDEA a la investigación histórica de Antioquia dio paso a la divulgación del libro “El Gran Caldas, Portento del Despertar Antioqueño”, de Luis Eduardo Agudelo Ramírez. El Seminario sobre Colonización Antioqueña realizado en Manizales en 1987, que contó con la presencia del profesor James Parsons, permitió la publicación de sus memorias en las que se destacaron las ponencias de Jaime Jaramillo Uribe, Roberto Luis Jaramillo, Víctor Álvarez, José Fernando Ocampo, Carlos Ortiz Sarmiento, Otto Morales Benítez y Albeiro Valencia Llano. Por la misma época empezaron a realizarse en Riosucio los célebres Encuentros de la Palabra y a divulgarse ensayos historiográficos significativos en la región, como Supía Histórico, dirigido por los hermanos Jorge Eliécer y Ricardo Zapata Bonilla, el Archivo Historial 3ª época, bajo la dirección del Centro de Estudios Históricos de Manizales y las revistas universitarias, especialmente la Revista de la Universidad de Caldas.

 Los estudiosos de la historia regional de Caldas pudieron conocer por aquella época importantes publicaciones como la edición crítica de la Geografía General del Estado de Antioquia en Colombia, de Manuel Uribe Ángel, los trabajos de numerosos autores como Parsons, Roger Brew, Álvaro López Toro, Luis Ospina Vásquez, Alejandro López, Marco Palacios, Mariano Arango, Absalón Machado, Jorge Villegas, Gabriel Poveda, Álvaro Tirado Mejía, Otto Morales Benítez, Jorge Orlando Melo y Javier Ocampo López, autores que se referían obligadamente en sus escritos a diferentes aspectos de la historia caldense, logrando interesar a la nueva generación de investigadores de las ciencias sociales. Sumado todo este movimiento intelectual a la reactivación en 1990, del Centro de Estudios Históricos de Manizales y de su publicación del Archivo Historial, con artículos en los que se reavivaba el recuerdo de asuntos que abarcaban desde las comunidades prehispánicas hasta las diferentes colonizaciones llevadas a cabo en el territorio caldense.
Entre 1976 y 1980, al lado de toda esa influencia intelectual descrita, la literatura caldense estaba pasando también por un período de transición. Se producían cambios significativos en las expresiones literarias de los caldenses. Se estaba pasando de la generación de la Revista Siglo XX a una nueva escuela de autores que apenas empezaban a surgir en las diferentes localidades del Departamento. Era el resultado de un nuevo despertar que surgía de las cenizas del oscuro período de la violencia que había traído como corolario entre otros, la desmembración de la “mariposa verde”. Y entonces, intelectuales de la región, nacidos en las postrimerías de la violencia de mediados del siglo XX o en los inicios del Frente Nacional, conformaban una pléyade de jóvenes de provincia interesados por la literatura y por el estudio de nuestro pasado. Jorge Eliécer Zapata Bonilla en Supía; Fernando Machado, Álvaro Gartner Posada y Julián Bueno Rodríguez en Riosucio; José Claret Bonilla Cadavid, Edgardo Salazar Santacoloma, Herman Loaiza y Rubén Darío Usma Porras en Anserma; Fernell Ocampo Múnera en Viterbo; Germán Ocampo Correa y los hermanos Roberto y Fabio Vélez Correa en Risaralda; Flobert Zapata Arias, Luis Ernesto Henao Buitrago, Juan Pablo Correa Morales y Julián Chica Cardona en Filadelfia; Juan Alberto Rivera Gallego en Belalcázar; Antonio María Flórez Rodríguez y Ángel María Ocampo Cardona en Marquetalia; Belisario Ramírez González y Jaime Vargas Moreno en Victoria; José Miguel Alzate en Aranzazu. Y muchos más. Otto Morales Benítez bautizó a este grupo de jóvenes intelectuales con el apelativo de “Generación de las Identidades” por su compromiso con la construcción de la identidad caldense a partir de las identidades locales. Y se hizo el propósito de alentarlos con su presencia en los encuentros con la historia que se realizaban en Supía y en otros encuentros de escritores que bajo el liderazgo de Alfredo Cardona Tobón y Jorge Eliécer Zapata Bonilla, se llevaban a cabo en diferentes municipios y corregimientos del Departamento.
Así nació, como se ha dicho, el 15 de agosto de 2002, la Academia Caldense de Historia. Su primer presidente, el académico Dr. Albeiro Valencia Llano, en compañía del primer vicepresidente, Carlos Arturo Ospina Hernández y su primer secretario, Jorge Eliécer Zapata Bonilla, llevaron sobre sus hombros la responsabilidad de echar a andar una institución que velaría por la recuperación del pasado del Departamento, aportar a Caldas nuevos espacios de investigación, promoción y difusión de la cultura, establecer un estado del arte de los estudios históricos de la región, detener la destrucción de las fuentes para la historia regional, inventariar los archivos de las localidades e iniciar una campaña de estímulo a la tradición oral para reconstruir la historia de la vida cotidiana, las tradiciones, las costumbres, las historias de los caminos, puentes, empresas, casonas y fondas.
En este contexto y con el apoyo financiero de la Gobernación del Departamento, a través de la Secretaría de Cultura, (a cargo del académico y escritor Carlos Arboleda González), se empezó a editar la Revista Impronta de la Academia y se dio a la luz pública entre 2004 y 2006, la colección “Obras Históricas”, con la impresión facsimilar de los cuatro volúmenes del Archivo Historial, 1ª y 2ª época, órgano de divulgación del Centro de Estudios Históricos de Manizales. Y entre los años 2007 y 2012, se editaron, dentro de esta serie, los libros “Caldas en las Crónicas de Indias”, “Viajeros por el Antiguo Caldas”, “La Región Caldense en los Conflictos Sociales del siglo XIX” y “Territorio, Independencia y Guerras: Construcción de la Región Caldense”. Estas meras publicaciones, sumadas a la Revista Impronta que se ha logrado sostener hasta el presente, constituyen un balance muy positivo que dice mucho del talante de los fundadores y subsiguientes directivos de esta Academia, que en virtud de ello se ha posicionado muy alto en el panorama de las academias regionales de historia del país. Sin contar el amplio número de monografías municipales, estudios históricos sobre diversos tópicos y obras literarias en general, escritas, publicadas y presentadas por los diferentes miembros de la Academia, en nuestra sede habitual, el auditorio de la Secretaría de Cultura de Caldas.

Otto Morales Benítez nos reconoció con sus elocuentes palabras: “La Academia Caldense de Historia está cumpliendo una de sus tareas más nobles: despertar vocaciones, estimularlas y crearles los medios para que se expresen. Así, lentamente, van comprometiendo la conciencia ciudadana. Ésta entonces, será solidaria, y en cada amanecer reclamará más noticias del pasado. Éste entonces, se enriquecerá más aún cuando se una al destino del nacional. El Gran Caldas vuelve así al sitio que le corresponde en el destino patrio. Nos sentiremos orgullosos de lo que aconteció y de los personajes que ayudaron a ennoblecer la historia. Será una lumbre que orientará el camino del futuro”.

Tenemos que reconocer que este exitoso caminar de la Academia Caldense de Historia, en estos primeros quince años, ha sido posible gracias al apoyo y solidaridad del Gobierno Departamental a través de sus Gobernadores y Secretarios de Cultura. Los Gobernadores Luis Alfonso Arias Aristizábal (2002-2003), Emilio Echeverri Mejía (2004-2007), Mario Aristizábal Muñoz (2008-2011), Guido Echeverri Piedrahita (2012-2013), Julián Gutiérrez Botero (2014-2016) y nuevamente Guido Echeverri Piedrahita (2016 hasta hoy), merecen nuestro aplauso y reconocimiento porque le han apostado a la Academia, respaldando la gestión de sus respectivos Secretarios de Cultura en pro de la financiación de nuestra revista. Y los Secretarios de Cultura Carlos Arboleda González, Juan Manuel Sarmiento Nova, María del Pilar Joves Ramírez, Luis Fernando Rosas Londoño, Elizabeth López Ríos, José Bernardo González Betancourth y Lindon Alberto Chavarriaga Montoya, también se merecen nuestra imperecedera gratitud por hacerse padrinos directos de la Academia Caldense de Historia. Y cómo no solicitar también los aplausos para la Dra. María Clemencia Tamayo y demás funcionarias que durante estos quince años han ejercido como interventoras de la Secretaría de Cultura de Caldas, por su diligente gestión en procura de darle celeridad y transparencia a los procesos contractuales a través de los cuales se han arbitrado los recursos presupuestales para las sucesivas ediciones de la revista.
Estamos aquí precisamente socializando en esta fecha tan especial, la edición No. 15 de nuestra revista Impronta, correspondiente al presente año 2017. Podemos sentirnos satisfechos de completar quince años, entregándole al público culto de Caldas y de Colombia, de manera ininterrumpida, un documento que representa la esencia de nuestra misión de conocer y difundir la historia del Gran Caldas, y que llega a cada una de las bibliotecas de los municipios de Caldas, a las Academias de las diferentes regiones del país y a las bibliotecas de muchas universidades importantes de Colombia. Nos honramos de saber que nuestra revista es leída por historiadores, profesores universitarios, escritores, autoridades académicas y culturales, y por estudiantes de educación básica, media y universitaria de toda nuestra geografía.
El director de la Revista Impronta, académico Fabio Vélez Correa merece todos nuestros reconocimientos. Es verdaderamente admirable su entrega permanente y desinteresada, a hilvanar y editar los artículos enviados por los académicos, y a auscultar en cuanta publicación se dé a conocer en la región, en torno al quehacer cultural de los caldenses, para alimentar la edición de esta revista, con el ánimo de convertirla, como en efecto lo ha logrado, en el depósito totalizador de la historia del Gran Caldas, de tal manera que no dudamos en afirmar que hoy por hoy, la prioridad de la Academia Caldense de Historia, ha sido trabajar para la construcción de la Nueva Historia de Caldas.

Queremos destacar hoy la honrosa pertenencia de algunos de nuestros colegas, a importantes Academias de carácter nacional: Javier Ocampo López, Antonio Cacua Prada, Albeiro y Alonso Valencia Llano, miembros de la Academia Colombiana de Historia; Javier Ocampo López, Antonio Cacua Prada y Carlos Arboleda González, Miembros de la Academia Colombiana de la Lengua; Pbro. Horacio Gómez Orozco, Albeiro Valencia Llano, Carlos Arboleda González, Luis Fernando Sánchez Jaramillo y Ángel María Ocampo Cardona, Miembros de la Academia Colombiana de Historia Eclesiástica; y Carlos Arturo Ospina Hernández, Miembro de la Academia de Historia Eclesiástica de Bogotá. Para ellos, un aplauso de reconocimiento en esta fecha memorable de la Academia Caldense de Historia.
Finalmente, lamentamos el fallecimiento de importantes historiadores que han hecho parte de esta Academia: Miguel Giraldo Rodas, Oscar Diego Flórez Hurtado, José Libardo Flórez Montoya, Guillermo Ceballos Espinosa, Bonel Patiño Noreña, Jaime Giraldo Ángel, Otto Morales Benítez y Belisario Ramírez González. Vaya para ellos una plegaria por su eterno descanso y para sus familias un saludo de sincera solidaridad.

Gracias.




MEMORIA DE ACADÉMICOS FALLECIDOS

Miguel Giraldo Rodas:

Nació en Marmato en 1936 y falleció en Manizales en el 2004. Educador e historiador. Fundador del Colegio de Marmato y Rector del mismo por varios años. Fue Diputado y laboró en la Secretaría de Educación de Caldas, Oficina de Asuntos Científicos. Sus obras “La Historia de Marmato” y “Apuntes de Geología y Mineralogía de Marmato”, escritos en compañía de Alberto Gallego Estrada, le hicieron merecedor a una silla como Correspondiente en la Academia Caldense de Historia.

José Libardo Flórez Montoya

Nació en Aguadas en 1928 y falleció en Manizales en 2009. Fue uno de los grandes educadores caldenses, egresado de la Escuela Normal Rural de Caldas, en 1946. Recibió la condecoración “Simón Bolívar” del Ministerio de Educación Nacional, en 1994 y otros homenajes importantes del Congreso Nacional y la Secretaría de Educación de Caldas. Su obra “Crónicas de Aguadas” (2003), lo hicieron merecedor a una silla como Correspondiente en la Academia Caldense de Historia.

Oscar Diego Flórez Hurtado

Hijo del anterior. Nació en Aguadas en 1961 y falleció en Manizales en 2009. Abogado egresado de la Universidad de Caldas. Investigador de Archivos históricos de Caldas y Risaralda. Coautor con Javier Sánchez Carmona del libro “Instituto Universitario de Caldas: Confesiones de un gran colegio” y colaborador en el libro “Colegio Marino Gómez Estrada: 100 Años entre la neblina tejiendo futuro”.


Bonel Patiño Noreña

Nació en Salamina en 1944 y falleció en Manizales en 2011. Economista de la Universidad de Manizales con maestría en Economía de la Universidad Javeriana de Bogotá. Ensayista, periodista, educador, historiador y novelista. Fundador del periódico La Opinión  de Caldas y la revista Ahora Caldas. Algunas de sus Obras son: “Textos Elementales” (1982); “Mito y Realidad en la Colonización Antioqueña: La Concesión Aranzazu” (1989), “Notas para una historia del liberalismo caldense” (1990), “La Trampa del Tigre” (novela, 1990), “Confesiones de Medianoche” (trilogía de novelas, 1998), “Momentos y Motivos de la grancaldensidad” (2003) y “Notas para querer más a Yondó” (2004).

Jaime Giraldo Angel

Nació en Anserma Caldas, el 15 de septiembre de 1929 y falleció en Cota Cundinamarca el 23 de agosto de 2014. Abogado de la Universidad Externado de Colombia y psicólogo de la Universidad Nacional de Bogotá. Juez Penal del Circuito de Anserma, en 1952. Estudió psicología en la Universidad Nacional Autónoma de México. Fue docente en varias universidades del país. Y desempeñó el cargo de Secretario General del Servicio Civil y del Ministerio de Justicia. Fue Magistrado de la sala penal de la Corte Suprema de Justicia, donde se destacó por la lucha contra el narcoterrorismo en la época de Pablo Escobar. ​
En 1990, fue nombrado Ministro de Justicia por el presidente César Gaviria Trujillo, cargo que desempeñó hasta 1991. Desde su ministerio impulsó la política de sometimiento a la Justicia, mecanismos para combatir y contrarrestar la arremetida del narcoterrorismo. Logró la entrega de importantes narcotraficantes de la época. En 1995 desempeñó como magistrado del Consejo Superior de la Judicatura. Dejó la vida política y se radicó en Cota Cundinamarca hasta la fecha de su muerte.
Algunas de sus obras son: “Metodología y Técnica de la investigación bibliográfica” (2006) y “Lo ético en el Derecho” (2013)

Otto Morales Benítez

Nació en Riosucio en 1920 y falleció en Bogotá en 2015. Abogado de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Profesor de importantes universidades en Bogotá, Director del Suplemento Generación del Diario El Colombiano, varias veces candidato a la presidencia de la República, Senador por el Departamento de Caldas, Diputado en la Asamblea de Caldas, Representante a la Cámara por Caldas. Fue uno de los más importantes estudiosos latinoamericanos del Derecho Agrario, hizo parte de la comisión investigadora de las causas de la Violencia en Colombia. Miembro de Número, Correspondiente y Honorario de múltliples Academias de Historia, de Jurisprudencia y de la Lengua en el país y en el exterior. Al lado de Germán Arciniegas, fue considerado uno de los más importantes representantes del ensayo en Colombia. Publicó más de 150 libros sobre temas relacionados con la historia latinoamericana, la colonización antioqueña, literatura hispanoamericana, derecho agrario, periodismo. Fue cofundador de la Academia Caldense de Historia y Presidente Honorario de la misma, hasta la fecha de su fallecimiento.

Belisario Ramírez González

Nació en Guacarí Valle en 1938 y falleció en Manizales el 9 de enero de 2017. Educador, periodista, escritor e historiador. Fue Personero Municipal en Victoria Caldas, Concejal del mismo municipio, Corresponsal de La Patria en Victoria y en Risaralda Caldas, Redactor Político y Jefe del Departamento de circulación del mismo diario. Sus obras “Periodismo de provincia. Un rico filón de historia. Victoria Caldas 1553-1997” y “Dos Vidas Cantando a Colombia. Hemanos Uribe” (2001) le hicieron merecedor a una silla como Correspondiente de la Academia Caldense de Historia.

Guillermo Ceballos Espinosa

Nació en Manizales el 9 de julio de 1917 y falleció en esta misma ciudad el 25 de marzo de 2010. Bachiller del Instituto Universitario 1938 y Normalista de la Normal Superior de Manizales en 1943. Educador destacado, miembro y presidente de la Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales, Miembro del Centro de Historia de Manizales, fundador de la Normal Musical de Caldas y de la Casa Musical de los Niños, convertida luego en la Corporación Rafael Pombo. Autor de la letra y música del Himno del Departamento de Caldas y de más de 20 himnos para instituciones educativas de Manizales y otros municipios de Caldas y Risaralda. Fue colaborador del Diario La Patria desde 1952 hasta el año 2009, a través de su columna “Manizales de Ayer y de Hoy”. Algunas de sus obras son: “Manizales de Ayer y de Hoy” (1991 y 2002), “Federico Ozanam: Historia Mundial de la Sociedad San Vicente de Paul”, “Reflexiones en Tiempo de Fábula”.

El pasado 9 de julio de 2017, se conmemoraron los primeros 100 años de su natalicio y hoy, la Academia Caldense de Historia se suma a esa importante conmemoración.

Ángel María Ocampo, Adela Ceballos, Ruth Peñaloza de Ceballos 

REVISTA IMPRONTA... LA NUEVA HISTORIA DE CALDAS



Por Fabio Vélez Correa
Director

Hoy 15 de agosto, nuestra Academia Caldense de Historia arriba a sus 15 años de existencia como entidad promotora del rescate y difusión del acontecer histórico. Quince años que han sido fructíferos y valiosos para la cultura, la educación y el patrimonio regional.
            Y lo más importante, un período cronológico que ha visto surgir de las imprentas valiosos documentos que tienen que ver con el pasado de nuestros pueblos, con el devenir histórico y con la labor ardua, minuciosa y desinteresada de los académicos, quienes han hipotecado sus vidas en el quehacer del trabajo histórico, cifrado en la mayoría de los casos, en sus regiones municipales, y en ocasiones, en temas de más amplia cobertura.
            Un trabajo que aunado en las páginas de nuestra revista Impronta y en los libros publicados, ha permitido en 15 años, un mayor incremento de textos históricos elaborados, que el realizado en años anteriores cuando los esfuerzos eran individuales y la producción editorial mínima, porque hay que decirlo sin ambages, la Academia Caldense de Historia ha logrado unir criterios, respetando las individualidades, en torno a la labor histórica, los procesos investigativos y la difusión de los mismos.
            La revista Impronta surge como una necesidad sentida de la Academia de contar con una vía impresa para difundir el trabajo histórico investigado por los académicos. Gracias a los aportes económicos del Departamento a través de la Secretaría de Cultura y la Gobernación de Caldas, se pudo contar con este medio informativo, que inicialmente se había proyectado para salir cada seis meses, pero por cuestión económica y manejo estratégico se decidió publicar de forma anual, sin fijar número límite de paginaje.
            El Número 1 empezó a circular en noviembre de 2003 con buena presen­tación editorial, publicado en Artes Gráficas Tizan, incluyó los ensayos de los académicos: Nancy Appelbbaum, Profesora Asistente de Historia y Estudios Latinoamericanos de la Universidad Estatal de Nueva York; Luisa Fernanda Giraldo Zuluaga; Jorge Eliécer Zapa­ta Bonilla; Octavio Hernández Jiménez. Y Fabio Vélez Correa, ade­más de una nota editorial de su Di­rector Andrés Calle Noreña.
            A través de Impronta la Academia inició un intercambio con sus similares en otras ciudades del país, logrando con sus quince ediciones (incluida la que hoy presentamos), obtener un reconocimiento por parte de la Academia Colombiana de Historia y demás academias similares de otros departamentos, por la calidad de su contenido e im­presión de la misma.
            En la actualidad es dirigida por el académico Fabio Vélez Correa quien cuenta con el apoyo del Comité Editorial integrado por los académicos: Luisa Fernanda Giraldo Zuluaga, Ángel María Ocampo Cardona, Luis Fernando Sánchez Jaramillo, Albeiro Valencia Llano y Jorge Eliécer Zapata Bonilla. Es editada en los talleres de Manigraf Grupo Editorial.
            Una vez publicada, la revista Impronta se entrega a las personas que asisten a su presentación sin costo alguno y se hace llegar a las bibliotecas de todos los municipios de Caldas, a las universidades del eje cafetero, a las bibliotecas grandes del país, y desde luego, se entrega a los académicos y estudiosos reconocidos en la región y en el país.
            Y, bueno es decirlo, Impronta se ha convertido en una compilación amplia de documentos que forman la Nueva Historia Regional, con énfasis en Caldas. Por ello, quienes han tenido la precaución de guardar con cariño e interés las diversas revistas publicadas, puede decir con entusiasmo que tiene un tesoro en su biblioteca... La nueva historia de lo que fuimos, de lo que somos y de lo que seremos. Por algo siempre se nos ha reconocido como el eje cultural de la Nación.
            Y aquí, abusando de su paciencia, quisiera hacerles un balance global de las 15 ediciones de Impronta. Veamos:
            Se han editado las siguientes revistas:

·      Impronta Nº 1: 2003. Director Andrés Calle Noreña
·      Impronta Nº 2: 2004. Andrés Calle Noreña
A partir de la Nro. 3, Impronta es dirigida por Fabio Vélez Correa
·      Impronta Nº 3: 2005. Caldas 100 Años. Edición Monográfica
·      Impronta Nº 4: 2006
·      Impronta Nº 5: 2007
·      Impronta Nº 6: 2008. Homenaje a Aguadas
·      Impronta Nº 7: 2009
·      Impronta Nº 8: 2010. 1810 –Bicentenario de la Independencia de Colombia– 2010
·      Impronta Nº 9: 2011. 1911 –Viterbo, 100 Años de Fundación– 2011
·      Impronta Nº 10: 2012. 2002 –Academia Caldense de Historia 10 Años– 2012
·      Impronta Nº 11: 2013. 1863 –Pereira, 150 Años– 2013
·      Impronta Nº 12: 2014. 1863 –Manzanares 150 Años– 2013
                                       Bernardo Arias Trujillo y José Joaquín Montes Giraldo       
·      Impronta Nº 13: 2015. In Memóriam. Otto Morales Benítez (1920-2015)
                                       Cantón de Supía en la Historia
·      Impronta Nº 14: 2016. Risaralda. 100 Años de Creación Municipal (1916-2016)
                                       Pensilvania 150 Años
·      Impronta Nº 15: 2016. Marmato - Caldas... La Montaña de Oro Municipal
                                       Neira - Caldas. 1842 -175 Años de Fundación- 2017

Se han publicado 181 ensayos históricos escritos por 56 académicos y 5 historiadores invitados.
            Nuestros municipios han sido los ganadores con la publicación de los ensayos sobre sus historias locales y sus personajes destacados. El siguiente es el balance al respecto:
            Aguadas, 6 ensayos; Anserma, 4; Aranzazu, 1; Belalcázar, 1; Chinchiná, 2; Filadelfia, 7; La Merced, 3; Manizales, 25; Manzanares, 3; Marmato, 2; Marquetalia, 2; Neira, 2; Pácora, 2; Pensilvania, 1; Riosucio, 7; Risaralda, 12; Salamina, 2; Supía, 4; Victoria, 1; Villamaría, 2; Viterbo, 6.
            Puede observarse que los municipios de San José, Palestina, Marulanda, Samaná, Norcasia y La Dorada, aún no aparecen en nuestras páginas con ensayos sobre su historia. Es nuestro compromiso irlos integrando a nuestra historia con investigaciones que se harán en próximos años.
            Sobre Historia Regional (Caldas, Quindío y Risaralda)... Y del país: 81 ensayos. Rescatando la Literatura Regional: 36 ensayos. Hablando de Guerras Civiles: 6 ensayos. Y sobre Personalidades: 37

Obras reseñadas: Se han reseñado en las páginas de Impronta 96 libros publicados por nuestros académicos, en distintos géneros además de la Historia, los hay de poesía, cuento, novela, ensayo, rescate folclórico y biográficos. Estos libros han enriquecido el caudal cultural de nuestro departamento y reflejan el interés variado que tienen los académicos en su labor investigativa y de creación literaria.
            Continuando, aprovecho la ocasión para brindar un sentido y sincero homenaje a todos mis compañeros académicos que le han apostado a nuestro proyecto de rescate histórico, entregando sus ensayos de investigación para su publicación en las páginas de Impronta, y que me han tenido paciencia en los quehaceres de su edición. Sin ello, hoy no estaríamos celebrando los 15 Años de nuestra Academia, en medio del aprecio y deferencia de los caldenses que se han visto enriquecidos con nuestra labor de rescate y difusión.
            De otra parte, la Academia Caldense de Historia siempre ha funcionado como una entidad satélite de la Secretaría de Cultura de Caldas, y aunque para cuestiones fiscales aparece como una entidad no gubernamental, en la práctica hace parte del engranaje oficial como un ente que desarrolla proyectos de investigación, recopilación y difusión de información histórica de interés para la región. Por ello, en nombre de mis compañeros, destaco, aprecio y agradezco el apoyo irrestricto de los gobernadores y secretarios de Cultura, para las publicaciones de Impronta y los libros de investigación.
            Sin el apoyo de los Gobernadores: Luis Alfonso Arias Aristizábal, 2002-2003; Emilio Echeverri Mejía, 2004-2007; Mario Aristizábal Muñoz, 2008-2011; Guido Echeverri Piedrahita, 2012-2013; Julián Gutiérrez Botero, 2013-2015; Guido Echeverri Piedrahita, 2016; Ricardo Gómez Giraldo, 2016-2017; y Guido Echeverri Piedrahita, 2017.
            Y de los Secretarios de Cultura: Carlos Arboleda González, 2002-2003; Juan Manuel Sarmiento Nova, 2004-2005; María del Pilar Joves Ramírez, 2006-2007; Luis Fernando Rosas Londoño, 2008; Carlos Arboleda González, 2009-2011; Elisabeth López Ríos, 2012-2013; José Bernardo González Betancurth, 2014-2015; y Lindon Alberto Chavarriaga Montoya, 2016.
            No habríamos logrado la edición de las 15 revistas, que enmarcan la historia de nuestro amado departamento y de la región, la otrora "Mariposa verde", cantada por el poeta Luis Carlos González.
            Asimismo, hay que destacar la colaboración decidida y permanente (años atrás), de las doctoras Flor Nelcy Giraldo Mejía, Directora de la Unidad de Fomento y Capacitación y Luz Marina Gaitán Rojas, Directora de la Unidad de Patrimonio Departamental, y hoy en día de la doctora María Clemencia Tamayo Martínez, asesora e interventora de los proyectos de la Academia, quienes siempre han estado al lado de la misma en sus ejecutorias y procesos institucionales.
            Gracias, muchas gracias a todos ellos y a Ustedes, estimado público, que han sido nuestros cómplices en la aventura histórica y que han disfrutado, año tras año, de su producto escrito. Sin su paciencia y solidaridad, no me imagino qué sería de nosotros.
            Asimismo, como un mecanismo de manejo adecuado de la información publicada durante 15 años en las 15 revistas, me di a la tarea de elaborar unos índices especializados de consulta para sus coleccionistas y lectores, que van a mostrar el sitio exacto para encontrar los temas a consultar. Son ellos:
            Información sobre nuestra Academia, Los académicos, Libros publicados por nuestros académicos reseñados, Ensayos históricos de nuestros académicos, Reseñas de libros y otros textos de nuestros académicos, Nuestros municipios y su Historia, Historia regional (Caldas, Quindío y Risaralda)... Y del país, Guerras civiles, Literatura regional, Personalidades, y Documentos.
            Y como el tiempo corre y se hace inadecuado dar una reseña global de nuestra revista de este año, la Número 15, les dejo la inquietud y el reto para que descubran su contenido cuando la tengan en sus manos... Son 364 páginas que les tomaran unos minutos u horas de lectura, no sé, todo depende de si la van a ojear, sin hache, u hojear, con hache... Solo les comento que su contenido es interesante, serio, informativo, especulativo y, hasta humorístico. Es cuestión de asumirlo con interés y deseos de apropiarse del mismo.
            Y sin más, los invito a que nos acompañen en la alegría que nos embarga por haber cumplido nuestros primeros 15 Años, ya podemos decir con orgullo que, como ocurre con las adolescentes, hemos entrado en sociedad con paso firme.
            Gracias por su atención y que disfruten de nuestras páginas de historia regional.




Manizales
Auditorio de la Cámara de Comercio
Agosto 15 de 2017.

 *******

Al finalizar el acto se contó con la presencia del grupo musical LOS AMIGOS  DEL PENTAGRAMA